La Virgen de Altagracia bendijo los caminos de Quíbor

 

Se trató del evento religioso número 131, desde el año 1882, para esta devoción mariana que cada año propicia el reencuentro de los quiboreños en esa localidad, con la fe de la madre de Dios, en la advocación de la Virgen de Altagracia.

Monseñor José López Castillo fue el encargado de oficiar la emotiva misa que antecedió la salida de la sagrada imagen de la iglesia La Ermita.

El representante del catolicismo mundial emitió en la homilía un mensaje de paz, amor, unión, hermandad, solidaridad y reconciliación entre hermanos, el cual fue bien recibido por todos los creyentes presentes.

La gran devoción

A las 6:30 de la tarde, una congregación de hombres sacó en peso de la iglesia La Ermita la imagen de la virgen de Altagracia, la cual es una pintura de forma rectangular, cuyas medidas son de un metro y diez centímetros de alto por 95 centímetros ancho. La misma posee un vidrio que la protege de la inclemencia de los rayos del sol, por lo tanto se conserva en el tiempo.

Desde La Ermita comenzó su ruta, en un lento recorrido de casi un kilómetro lineal por la avenida Pedro León Torres, una de las vías más importantes de Quíbor, hasta su entrada triunfal en el templo de Nuestra Señora de Altagracia, ubicada adyacente a la plaza Bolívar, plaza Florencio Jiménez y el bulevar Liscano Torres, donde se le realizó otra misa, esta vez de recibimiento, acompañada del colorido y retumbe de diversos juegos artificiales, y con los vítores de las personas reunidas en torno a estos grandes espacios mientras la observan pasar con majestuosidad.

Paradas en el recorrido

Durante la procesión los feligreses le rindieron sentido homenaje por favores concedidos, principalmente de salud.

Una primera parada se realizó cuando pasaba por la Escuela La Ermita, y otra frente al Museo Antropológico de Quíbor, donde la Gobernación de Lara preparó una tarima en homenaje a la Virgen. Varias agrupaciones musicales rindieron tributo con su música a “La Caimana”. Por su parte la Corporación de Turismo del Estado Lara -Cortulara- entregó material POP alusivo a la visita 131 con la colaboración de la Prefectura de Jiménez.

Aumenta la fe

Cada año aumentan los devotos a la Virgen de Altagracia.

Nildo Echegaray, cronista de Jiménez, indicó que el año pasado se calcularon mil personas en esta procesión, la cual estima aumentó para este recorrido 131.

Manifestó que diversas personalidades del mundo político, económico, social, empresarial, gremial, institucional y militar presencian este acontecimiento religioso que tiene como principal característica el amor a la Madre del Todopoderoso.

Los comentarios están cerrados.